gabriela revel

MBAs y la crisis – Una reflexión

In Cambio, Liderazgo on 29 mayo 2009 at 1:13

Hace un par de días he podido leer un artículo de Business Week, para nada sospechoso de socavar las bases del sistema, titulado MBAs: Enemigos Público Nº1? (os dejo el link para quienes quieran leer el original)

No deja de ser un título provocativo, por lo cual confieso que lo leí con interés.

Describe la polémica que ha surgido, de momento en los Estados Unidos, patria fundadora del capitalismo Moderno, de las Escuelas de Negocios de renombre, de las teorías sobre Estrategia y Management que han liderado el mundo en los últimos 50 años, tanto como patria creadora de la Crisis más espectacular de los últimos 100 años.

La polémica se centra en buscar la responsabilidad de la formación de los líderes de las empresas que han distorsionado el mundo del negocio hasta convertirlo en un Casino, de los líderes de opinión que defendieron el cortoplacismo llamándole “valor para el accionista”, de los directivos de todos los niveles que transformaron las empresas en negocios, olvidando su rol de articuladores sociales, de sustento de los tejidos industriales, sociales, emocionales, por tanto humanos, de nuestros días.

El artículo tiene frases como: “A veces, la línea entre los frondosos tejados cuajados de hierba del campus de Harvard y el desastre económico, aparece trazada de manera rotunda, recta y negro sobre blanco”.

Para seguir diciendo que hay ya reconocidos personajes del mundo público, que proponen cambiar la interpretación de las siglas, desde el “Master in Business Administration” al “Masters of the Business Apocalypse.”

Esto puede ser un intento más de buscar un chivo expiatorio para tanto desastre como estamos sufriendo, pero también puede ser el inicio de una revisión de algunos conceptos que hasta ahora eran indiscutibles, a riesgo de quedar marcado con la etiqueta de “outsider”.

Por eso, después del artículo del Business Week, no puedo evitar compartir en este post, uno de los párrafos del primer Capítulo de mi próximo libro “El valor de crear Valor”, que dice:

  • Ni el cortoplacismo es eficacia, ni permitir que un adolescente lleve una navaja al colegio es libertad.

    Ni vivir en un mundo donde juzgar, que quiere decir tener un juicio, que quiere decir comparar nuestra realidad con nuestro propio criterio, puede ser algo que esté mal visto.

    Ni seguir repitiendo que las palizas del vecino a su mujer no son nuestro problema, o que el uso de la mentira, el miedo, el chantaje y la incompetencia, sean modelos de dirección.

    Hemos de buscar aquello que nos permita rescatarnos de tanta sensación de desasosiego como ésta Crisis va a sembrar, porque junto con la bolsa, han quebrado otras cosas.

    Y porque junto con la falta de liquidez, hay también falta de sensatez.

    Hemos de mirarnos por dentro, como individuos, como grupos, como empresas, como sociedad y preguntarnos si vamos a tener esta vez, el Valor de crear Valor.

    El coraje de no volver a confundir el valor con el precio, el coraje de llamar a las cosas por su nombre.

    Un adolescente que golpea a un compañero con saña, lo graba con su móvil, y luego lo cuelga en Internet, es un enfermo. Y eso nos afecta a todos.

    Un CEO capaz de resolver su cuenta de Resultados con 200 despidos solo para cobrar su Bonus anual, no es eficaz, es un sinvergüenza.

    Un directivo capaz de permitir la creación de productos financieros incomprensibles, inmanejables, que son gigantescas bolsas de aire caliente, y luego venderlos a Fondos de Inversión de todo el mundo, que gestionan los Fondos de Pensiones de medio mundo, no es un economista avanzado, es un cretino”.

    No todos los que tenemos un MBA (yo misma tengo el título otorgado por el Instituto de Empresa de Madrid), podemos permitir que se nos ponga a todos en el mismo saco, pero sí es verdad, que la revisión de ciertas verdades empresariales han de ser hecha desde las bases.

    Las empresas no son solo negocios, son algo más.

    Los directivos no son solo cazadores de bonus, han de ser algo más.

    Los accionistas no pueden pedir a las inversiones productivas los rendimientos de las inversiones especulativas, sin asumir que “de aquellos barros vienen estos lodos”.

    Las empresas no pueden, y lo digo una vez más, ser solo espacios de Competencia.

    Han de volver a ser, espacios de creación de riqueza compartida, creación de redes sociales de producción, creación de valor a largo plazo, creación de sentimientos de pertenencia.

    Las empresas abren las puertas cada día a cientos de almas que van a ganarse un jornal, y han de ganárselo transformando cosas en algo que tenga un Valor Añadido, pero esto no puede mercantilizarse hasta perder todo su sentido de trascendencia.

    Las empresas han de ser también, espacios de Convivencia

    Y confundir Valor con Precio, no puede ya satisfacer a ningún accionista que quiera, además de mirar sus dividendos, mirarse cada día al espejo sin sentir vergüenza.

    Anuncios
    1. No podría estar más de acuerdo.

      No hace tanto, quizás solo 30 años atrás, a la mayoría de empresarios le hablabas de “Crear Valor” y te miraban con extrañeza, sin saber muy bien que querías decir con ello. Claro, ¡¡ Si no hacían otra cosa ¡¡¡, Para ellos eran lo natural, lo lógico. Es como preguntarles si ¿Con el frío haces hielo?.

      La cultura empresarial de Crear Valor no se ha perdido, pero si que ha quedado eclipsada por la cultura de crear dinero. Lógico, es menos espectacular, menos notorio, menos sensacionalista y se ha dejado de lado, ciertamente por ese sentimiento cortoplacista que ha imperado en estos ultimo años.

      Hay empresarios actualmente que siguen invirtiendo, arriesgando e ilusionandose. Siguen pensando en que su empresa no solo es negocio, sino también la comunión de ideas y trabajo, juntos, aunque no revueltos, claro. Aunque a decir por el panorama actual, este tipo de empresario empieza a ser una “rara avis”. No sé, pienso que si se protegió en su día al “Lince” de su extinción, puede que tengamos que hacer lo propio con este tipo de empresario. O eso, o lo veremos en un futuro no muy lejano en un zoo y no como visitante precisamente.

      • Gracias Ernesto por tu comentario; es así como se hará de éste blog un espacio de comunicación.
        A mi modo de entender, la mejor manera de proteger a esos “rara avis” es no dejarles solos, acompañarles, recordarles que son ellos quienes crean el tejido social y económico que nos sustenta.
        Si hemos de empezar una Campaña Oficial de protección al Empresario Concienzudo, cuenta desde ya con éste blog como aliado!! 🙂

    2. Impecables opiniones, sólo una pequeña aportación a tanto “sentido común”: los MBA teóricos, las empresas despersonalizadas y algún que otro empresario sin conciencia, nos hanllevado a que leamos en los periodicos tantos desastres económicos. Sin embargo seguro que a alguien han beneficiado, como se suele decir “la banca siempre gana” … que ironía ¿no? pues así es … aunque quieran convencernos de lo contrario. Felicidades y gracias por proveer de tanta opinión sensata… hace falta!!

      • Gracias Grace por tu comentario 🙂
        Es posible que en la comprensión de lo que nos está pasando, nos ayude la vieja pregunta de los detectives de la novela negra:”este delito -crimen- a quien beneficia?”
        En un próximo post, podrás leer un divertimento sobre la posible respuesta…

    3. […] a Martín Mendez , y a Andrés Schuschny me ha llegado algo que parece una respuesta directa a éste post que escribí el 26 de […]

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: