gabriela revel

Estrategia y Cambio: ¿De verdad, es cierta la Globalización?

In Cambio, Estrategia, Innovación, Los post más votados, recursos humanos on 18 noviembre 2009 at 1:35

Paris, Berlin, Barcelona, Orleans, Orval, Tours, Nantes, vuelta a Tours, vuelta a Paris, para ir , por fin a dormir otra vez a casa, frente al conciliador mar de Barcelona…Y eso en 9 días. Y eso para poder hablar con 6 personas, cara a cara, durante no más de 2 horas con algunas de ellas.

¿Y todo eso no puede hacerse por videoconferencia? NO ¿No puede hacerse por mail? NO.
Ninguna de todas las herramientas de la super globalizada Web 2.0 ni siquiera de la WEB 200.0 que llegará, nos permitirá nunca sustituír lo que aprendemos de alguien cuando le vemos dudar ligeramente, o sonrojarse, o cuando le miramos mientras le brillan los ojos, sólo un poquito, justo cuando cuenta algo que le importa.

Para ver todo eso, hay que trasladarse, hay que ir a buscarles en sus entornos, entre la gente que les importa, entre sus papeles, sus herramientas, sus miedos, sus dudas, sus enojos. Hay que ir a su territorio, para poder verles y escucharles, y no solo mirarles y oírles. Porque globalizados o no, aún necesitamos acercarnos, tocarnos, olernos, medirnos en la cercanía, con el resto que nos queda, por suerte, de animalidad entre tanta sofisticación en la comunicación.

Sin embargo, hacer todo eso en los últimos días, me ha significado un acentuado ardor de estómago animado por la globalizada fast food, un delicado dolor de espalda, ayudado por mi maleta que incluye, cómo no, un globalizado Netbook VAIO, y en cada caso, más de 8 horas de trenes, aviones, metros, pasadizos, subterráneos, pasillos, hoteles, y otras beldades que hacen las maravillas de las empresas de transporte y la hostelería. Y eso, cada, vez, entre visita y visita.

Y a veces me pregunto ¿sabiendo como sabemos, al final y al cabo, quiénes son los amos de Castillo Global, no sería más eficaz volver a la organización de los burgos? ¿Volver a aquellos conglomerados humanos donde las gentes hablaban la misma lengua, festejaban las mismas divinidades, y cosechaban juntos en la misma época, los mismos frutos de la tierra común?
¿No sería eso más humano que todo esa cantidad de ejecutivos y ejecutantes, trasladándose por todo el mundo, solo para poder tocarnos y compartir algo de lo que les/nos pasa? A veces me pregunto si ésta no será una de las tantas razones que terminan por hacer ingestionables las empresas medianas, o grandes, Globalizadas y Universales.

Y de pronto, echo de menos la imagen de ese Bruegel que tanto me gusta, donde muchos, juntos, ríen, comparten, cantan, bailan. A veces me pregunto, si un día, y sabiendo como sabemos quienes son los Amos del Castillo Global, no terminaremos decidiendo volver a la Edad Media, llevando con nosotros, una buena carga de jabón y de antibióticos para el viaje.

Y toda ésta reflexión después de haber faltado a mi cita con vosotros, con el post del lunes, y después de llevar muchas horas, oyendo resonar en mi cabeza, la canción de mi admiradísimo Carlos Goñi: “yo solo quiero un tiempo pequeño….”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s