gabriela revel

Estrategia y Cambio: ¿Equipos o redes?

In Cambio, Empresa familiar, Estrategia, Innovación, Liderazgo, Los post más votados, organización neuronal, recursos humanos on 29 noviembre 2009 at 23:43

Es verdad. La palabra “equipo” cuando se habla de las gentes que forman una empresa, no me gusta. Sonará políticamente incorrecto, pero es verdad.

No creo en los equipos, ni en los ejercicios de team building, ni en las teorías sobre equipos de trabajo, equipos llevando proyectos, equipos para todo. No creo en frases como “somos una piña”, “somos como una familia”, “estamos en el mismo barco”. Una piña es una cosa cerrada, que cuando se abre para dar sus frutos, se cae definitivamente del pino, y sirve para hacer buenos fuegos. Una familia está unida por lazos inmutables, que vienen de la sangre, con comunidad de pasado, presente, futuro y ADNs igualitarios. Los barcos están en el mar, y la gente no se sube y se baja de ellos con naturalidad, hasta llegar a puerto, o hasta que llega la hora del naufragio.

Ni somos una piña, ni somos una familia, ni somos marineros. Somos una empresa.

Y en la empresa, me gusta más dejar espacio para cada individuo, para las diferencias, para las especificidades. Y “los equipos”, tal y como se entienden en la mayoría de las empresas, tienden más al café para todos, a la cadena que encadena, a la secta que recita el mismo mantra adormecedor.

empresa, organización, team building, neurona, neuronal, perspectiva, respeto, democracia, sentido común, innovación, recursos humanos, red neuronal, redes, core business,
Creo que en la redes, en las comunidades. Creo en individuos adultos, independientes, serios, razonables, que saben que su trabajo es eso: sólo un trabajo. Ni más ni menos: un trabajo.

Una forma de vida que no es toda su vida; algo que les aporta dignidad pero que no les condiciona; algo que les permite crecer pero no les estigmatiza.

Quiero compartir con vosotros una anécdota personal, de donde me he nutrido desde hace más de 30 años para saber cómo quiero que sea la relación con gente con quien trabajo en una empresa.

Siendo muy joven, y no siendo de origen judío, decidí que había una experiencia comunitaria que valía la pena de ser vivida, y estuve 6 meses como voluntaria en un kibutz

Yo salía de la adolescencia, en una familia donde la vida era cómoda, y llegué cargada de teoría. Cuando me presenté a los organizadores, se limitaron a decirme donde estaban mis habitaciones – con un baño comunitario- y a indicarme donde estaban los comedores colectivos.

Después de eso, me fui a dormir, y a la mañana siguiente me levanté pasadas las 10am. El kibutz estaba a orillas del mar, por lo cual, y como no había nada organizado, que yo supiera, me fui a la playa. Baño, sol, descanso, y cuando me cansé, volví al kibutz, y pasé por el comedor comunitario, donde había unos enormes frigoríficos, abiertos las 24 horas, con leche, pan, yogures, y comida muy ligera. Por lo cual, comí, me fui a dormir la siesta y volví a la playa.

Pasé así 3 días, sin que nadie me dijera ni una sola palabra. Al mediodía del día 4, y al volver de la playa, fui al comedor colectivo, esta vez en las horas en que todo el mundo estaba comiendo. Estaba organizado como un self service: bandeja, y pasarela frente a la comida. Por supuesto, todo sin pagar nada. Era comunitario.

Y de repente, a mis 19 años, me ví frente a una bandeja llena de huevos fritos. Enormes ojos amarillos me miraban desde la bandeja. Muchísimos huevos fritos. ¡Y ahí fue cuando lo entendí!

empresa, organización, team building, neurona, neuronal, perspectiva, respeto, democracia, sentido común, innovación, recursos humanos, red neuronal, redes, core businessSolo pensé: si cada uno de los miembros de la comunidad hubiera hecho lo que yo, es decir, saltarse las normas de la convivencia participativa, ¿quién habría ido a recoger los huevos?, ¿quién habría alimentado a las gallinas? ¿quién habría preparado el comedor?¿quién habría puesto a mi disposición todo eso que yo usaba, irresponsablemente, desde hacía 3 días?

¿Querési saber la verdad? no fui capaz de comer. Me llené de vergüenza, y me marché. A la mañana siguiente, me presenté a las 5 de la mañana a los organizadores de los trabajos colectivos, y pedí que se me asignara un puesto allí donde pudiera ser útil. Sin mencionar siquiera mi absentismo de los días anteriores, me asignaron una tarea, y pasé a formar parte de la comunidad.

Nunca más tuve dudas de qué son en realidad los equipos. La convicción me dura hasta hoy.

Post relacionados:

De mi oficio. De su oficio
Innovación y Management. Provocación e Inteligencia
Empresa, estrategia, cambio y caleidoscopio
Estrategia, Cambio y Sentido Común
Neuronas, redes y estructuras

Anuncios
  1. Hola Gabriela,

    gracias por abrir un post dedicado a este tema, pues me interesa particularmente. He trabajado con directivos que no estarían de acuerdo contigo. De hecho hay, por parte de ciertos profesionales, una especie de obsesión por el símil familia-empresa. Nunca me ha gustado por lo que mencionas, y porque lo considero un lugar común en los discursos empresariales. Yo compararía más bien la empresa con una orquesta, por ejemplo, en la que si un músico desafina, el conjunto no suena bien, o dicho en positivo: se necesita que todos toquen bien para que el conjunto funcione. Tengo más simpatía por este símil. También me he encontrado experiencias significativas: por ejemplo, no estaba bien visto en mi anterior empresa que no fuera a comer con mi equipo; parecía que desaprovechaba la oportunidad de “cohesionarlo”. Yo siempre pensé que ya tenía todo el día para hablar con ellos…

    Lo que no tengo claro es cómo encaja esta incorrección política con el papel de un director de departamento, es decir, parece obvio que un departamento debe trabajar como un equipo. Al menos esto es lo que nos han enseñado, mejor, lo que se da por supuesto.

    Hace unos días asistí a una conferencia del profesor Itamar Rogovski en la UPC: me sorprendió en varias cosas pero hay una que recuerdo. Decía que las orquestas antígüas no tenían director. Cada músico “se acoplaba al resto” y que las empresas debían hacer lo propio. De hecho me dijo que pensara en las sesiones de jazz, allí no necesitan ningún cohesionador…¿qué te parece?

    Seguiré atento a tus comentarios

    Andreu

  2. Muy buen post Gabriela !.
    Estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión. Me encantó tu anécdota, muy representativa de la pertenencia colaboradora de las partes.

  3. […] “Hace unos días asistí a una conferencia del profesor Itamar Rogovski en la UPC: me sorprend… […]

  4. […] y nuestra inconsistencia Neuronas, Redes y estructuras (5) Estrategia y Cambio:Liderazgo en Crisis Estrategia y Cambio: ¿Equipos o Redes? Neuronas, redes y estructuras (2) Teorías del Management (1) Liderazgo: ¿confianza o miedo? […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: