gabriela revel

Anticredo: Manifiesto por los Valores

In Cambio, Empresa familiar, Estrategia, gestion del cambio, Innovación, Liderazgo, Management, management innovation, Mis post preferidos, recursos humanos on 23 febrero 2010 at 23:12

Veréis: hace unas semanas don Juan Granica, me pidió cierta continuidad en la colaboración con su Portal Empresa y Contexto. Yo le expliqué, que cada día me costaba más hablar de las teorías del Management al uso, de las soluciones al uso, de las fórmulas al uso…

Él, intrépido con los años y con el oficio de Editor en la sangre, me instó a escribir, entonces, realmente aquello que sentía, y quería decir sobre el management y la empresa. De ahí nació el ANTICREDO: Manifiesto por los valores..

El Portal Empresa y Contexto ha decidido no tratar el Manifiesto sólo como un artículo, sino que ha abierto un Foro de Debate sobre el tema.

Como vosotros sois mis lectores más directos, aquí va el texto completo, aunque más largo que un post. El debate, podemos hacerlos aquí, si hay algo que os apetece compartir, como lo hemos hecho siempre, y además en el Portal Empresa y Contexto. El hecho es que esta es mi reflexión. A partir de ahora, es vuestra.

  • Después de muchos años en la dirección de empresas, no creo en el Management como ciencia
  • No creo en el Management como teoría. Y creo menos aún en el Management como negocio.
  • No creo que cada teoría que aparece, pueda o deba aplicarse de manera compulsiva en las organizaciones, creando modas, olas de modas, que llenan las empresas de consultores, que imponen nuevos conceptos, siempre de arriba hacia abajo, sin contar con la gente
  • No creo en el Six Sigma, ni en el 5S; no creo en el TQM, ni en la Dirección por Objetivos, ni en la evaluación continua, ni en la evaluación 360º, ni siquiera creo en la evaluación en sí misma.
  • No creo que las empresas deban planificar pensando en Presupuestos Anuales.
  • No creo que los directivos, ni nadie en realidad, deba tener primas ni trimestrales, ni anuales.
  • No creo en el control por el control; no creo en las entrevistas laborales donde se habla más que se escucha.
  • No creo en las estrategias a corto plazo.
  • No creo en la eficiencia, probada con resultados aritméticamente financieros.
  • No creo en los directivos que patrimonializan sus puestos, entregando siempre a los accionistas lo que desean, aunque eso lleve la destrucción a medio plazo.
  • No creo en la doctrina de la Creación de Valor para el Accionista, porque la he visto convertirse en Aumento del Precio de las Acciones del Accionista.
  • No creo en el Marketing, porque lo he visto convertirse en enormes campañas multimillonarias para vender expectativas, que muchas veces ni siquiera son respetuosas con las necesidades del cliente.
  • No creo en los servicios Post-venta, que solo quieren vendernos más de lo mismo, aún cuando llamemos para reclamar algo.
  • No creo en la Atención al Cliente, porque solo habla del cliente externo, olvidándose siempre del cliente interno.
  • No creo en las reducciones de gastos vendidas como eficiencia que siempre pasa por recortes brutales en las líneas de personal, aumentando de manera directamente proporcional el gasto en los incentivos de los directivos que saben hacer esos recortes en silencio y minimizando los conflictos.
  • No creo que sea verdad que se respeta el know-how, porque cada día es más evidente que la vida laboral en los países desarrollados empieza en torno a los treinta años, y termina en torno a los cincuenta.
  • No creo que las empresas sean ámbitos de competencia, sino que deberían ser ámbitos de convivencia.
  • Sin embargo, sí creo en las organizaciones horizontales.
  • Creo en los valores de las personas.
  • Creo en la palabra dada, en los compromisos cerrados con un apretón de manos.
  • Creo en los directivos que sienten amor por sus proyectos.
  • Creo en las empresas estructuradas como organizaciones neuronales, donde las jefaturas se ganan con el conocimiento del oficio, y no con el baile político.
  • Creo en los oficios y no en las profesiones
  • Creo en el respeto por las industrias, por aquellos que manejan máquinas, tornillos, materiales que se tocan y se moldean. Y me da igual si es encima de un tractor, frente a una máquina de extrusión, o frente a una pantalla diseñando una aplicación web2.0
  • Creo en el honor de las personas.
  • Creo en la dignidad de los trabajadores.
  • Creo en la función del Gerente, Director General o CEO como el garante de los derechos de los accionistas frente a los trabajadores, el garante de los derechos de los trabajadores frente a los accionistas y el garante de los derechos de la sociedad frente a la empresa. Y viceversa.
  • Creo en un mundo cuyo sentido del corto plazo se mida en años de sostenibilidad, y no en horas de cotización bursátil, o en trimestres de liquidación de Bonus.
  • Creo en los directivos que caminan por sus empresas, llamando a las gentes por sus nombres, que es la forma de conocerles, y por tanto de saber qué esconden en su fuero más interno, y que pueden aún dar, de buen grado y como participación a un proyecto común.
  • Creo que las empresas nacen como un sueño, crecen como un romance, se mantienen como una joya única y diferente a cualquier otra, y han de sobrevivir para darle sentido al hecho mismo de su fundación.
  • Creo que las gentes prefieren una labor a un trabajo, un proyecto a un presupuesto, un directivo con oficio a un Manager con un MBA.
  • Creo que hemos perdido el Norte, buscando fórmulas mágicas que nos empujen siempre un paso más allá: en la globalización, en la internalización, en el control de los mercados, en el control de los canales de comercializacón, en llegar antes que el otro, aún “escalando sobre una pirámide de cadáveres”.
  • Creo firmemente en las empresas, los empresarios y sus gentes.
  • Adoro mi oficio. Pero aspiro, con entregado entusiasmo, a poder hacerlo de una manera más humana, más respetuosa, más trascendente, más serena, más solidaria.
  • En definitiva, creo que si no recuperamos el sentido común y los valores, seguiremos consumiendo teorías de management, y destruyendo riqueza.
  • Lux Lucet in Tenebris

    PS: en estos días, el número de votos y de comentarios a éste post, hace que vaya creciendo, incluso, con ecos en posts amigos, como este. Sin darse un paseo “comentarios abajo”, solo estaría mi voz, y es una pena, porque las aportaciones son impecables

    Anuncios
    1. Yo tampoco creo ya en todo eso (antes sí). Y me gustaría creer en todo lo que crees, pero las fuerzas “del mal”, aquellos que siguen la parte del Credo “no creo” son muy fuertes.

      Yo ya no creo en casi nada … o sí, sigo creyendo en mí. Ya no creo en la mayoría de personas y mira que sigo conociendo y conociendo sin parar (casi es una obsesión).
      En fin… mejor no sigo… volveré mañana que lo veré todo un poco más azul 😉

      • Todos tenemos días grises, a veces tan grises como algunas de las gentes que nos rodean…

        Pero, tú y yo sabemos, que después puede salir un sol brillante, tan brillante y generoso como otra gente que conocemos…

        No hace falta que pases por aquí solo cuando tengas los días azules;esta es tu casa, y eres bienvenido incluso cuando todo te parezca oscuro.

        Espero que, por lo menos, pasarte un rato entre nosotros, te haga sentir algo de aire “fresquito”

        Un abrazo, (con negrita)

        Gabriela

    2. Qué puedo añadir a lo señalado? Comparto punto por punto cada uno de tus comentarios, cada una de tus críticas, cada una de tus reivindicaciones. Si piensas que es posible hacer algo por cambiar esa situación y puedo ayudarte en algo, cuenta conmigo. Cómo te dió por romper la norma?

      Saludos.

      • Me dió por romper la norma, porque pensé que hay gente como tú (y sólo lo digo por tu comentario, porque no te conozco), quepiensa como yo, y a veces, se sienten muy, muy solos 🙂

        Y yo, como un eco, repito tus palabras: “Si piensas que es posible hacer algo por cambiar esa situación y puedo ayudarte en algo, cuenta conmigo.”

        Saludos

    3. Gabriela,
      ¿no es posible creer en las dos cosas a la vez? ¿o eso es quizás confianza o mejor dicho es credulidad?
      Yo todavía creo que es posible compaginar el beneficio empresarial con el compromiso, la dirección en base a objetivos y la dirección en base a valores.
      Todavía lo creo.

      • Manuel,

        las empresas son una entidad que puede, por supuesto, compaginar el crear riqueza con la eficiencia, el mover capitales con el crear empleos, el innovar en productos y mercados desarrollando su entorno, sus gentes y aportando Valor, no solo con efectos económicos, sino también con efectos de sostenibilidad y crecimiento basado en los valores.

        Tú lo crees y yo también.

        Son aquellos que abusan del sistema, aquellos que usan las empresas solo como generadores de efectos de cash a corto, de leverage en sus holdings, aquellos que venden humo dentro y fuera de las Organizaciones, aquellos que se acuerdan de santa Bárbara cuando truena, y llaman a eso crisis, y cuando no truenan juegan al Monopoly con dinero de verdad, le llaman a eso Business, los que no piensan igual que tú y que yo.

        Son muchos los que actúan así.

        Pero mi experiencia me dice, que somos muchos también, los que pensamos como tú y yo. Es bueno, hacer saber a quienes buscan la sostenibilidad, la recuperación del largo plazo, los horizontes respirables, las empresas que crean riqueza además de beneficios, que no están solos, que no están locos, que no son outsiders condenados al aislamiento.

        Por eso, me apeteció contarlo como lo hice en el post. Porque es verdad que adoro mi oficio, pero aspiro a desarrollarlo de manera más humana, más sotenible, más perdurable.

    4. Apoyo el comentario de David, y en los tiempos que corren puedo entender que un post como el que nos ocupa, le haya dado bajón.
      Todo lo que dices Gabriela, es fantástico, sin embargo la mediocridad nos rodea, y a veces hasta me incluyo en ella por no saber exactamente que hacer para poder romper con lo establecido y dar ese paso que tu das día a día para ser fiel a tu “credo”.
      Sin embargo, aunque lo que dices y en lo que crees es como habría que ser, no es fácil, los que tienen la oportunidad de aplicarlo no lo harán, son cobardes, inseguros, ambiciosos, etc

      • Antes que nada, quisiera preguntarle a David, si lo que le dió bajón fue mi Post, o alguna cosa que había visto-vivido-sentido, en el día, antes de leer mi post. Yo no le conozco, y no lo sé, pero me gustaría saber si he sido yo la responsable del “bajón de David”.

        Por lo visto, he sido responsable de darte bajón a tí, lo cual , te aseguro, está muy lejos de mis intenciones cuando escribo un post.

        Porque entonces, veamos, si he entendido bien, lo que digo en el post es verdad, pero no se puede hacer nada, ¿no?

        ¿Debo entonces cerrar el Blog? ¿ Debo quedarme en casa con mis cuatro convicciones, y diciendo que son los demás los que hacen el mundo, y que yo sólo soy algo pasivo, que no tengo capacidad alguna de actuar, de hacer, de cambiar? ¿Debo mirarme al espejo pensando que yo sé que las cosas son un asco, pero que, claro, yo no puedo cambiarlas?

        Las fuerzas del mal, como les llama David, son terribles. Y a veces me parece que ni siquiera la gente más inteligente es capaz de saber cuánto son de terribles. Vivimos en un mundo de tráfico de arma, guerras inventadas, tráfico de drogas, drogas de diseño, tráfico de personas, esclavismo, y eso por hablar de asuntos Macro…

        Vivimos en un mundo de empresas mal dirigidas, de empresarios sin más estrategia que el beneficioa corto plazo, a cualquier precio, vivimos en un mundo de dirigentes corruptos, de consultores corruptos, es verdad…

        Por lo tanto, saltemos por el balcón! No podemos hacer nada! Sólo escribir post inútiles, y hacer como Don Juan Granica, que a los casi 80 años sigue creando empresas que hablan de cosas inútiles.

        Démonos de baja de cualquier actividad decente, dejemos de saludar al vecino, ignoremos los ciegos que cruzan las calles, empujemos los ancianos dubitativos en los semáforos, total, el mundo es un asco, y nosotros no podemos hacer nada.

        Sabes una cosa Claudia? Este Blog tiene en su Portada, siempre 3 post, y luego muchos enlaces: a los post más vistos, a los más votados, etc.

        Pero también tiene, en su parte izquierda, 6 enlaces a Organizaciones solidarias.

        NUNCA NADIE, NiNGUNO de los 20.000 visitantes que ha tenido éste blog desde su creación, ha clicado en esos enlaces. Sin embargo, hay varios cientos de clicks al mapa que dice de dónde vienen mis lectores, y otros varios cientos a mi página de Facebook, por poner un ejemplo!! ¿¿Y el mundo lo hacen los otros??!!

        El mundo está hecho un asco, los malos son muchos, pero SI podemos hacer cosas, aunque sean pequeñas, aunque parezcan insignificantes.

        Si se puede hacer el mundo más vivible, al menos para nuestro entorno más cercano dando los buenos días al vecino; al menos para los que nos necesitan, dando al menos, aquello que nos sobra; incluso para los que no se resignan a que el mundo sea un asco, escribiendo un Blog.

        • Tu respuesta me ha apabullado, creo que me debo haber expresado mal, cuando digo que tu post “nos puede dar bajon” es justamente porque das una visión de la realidad que merece ser defendida, aplaudida y admirada, pero si afirmo que nos haces ver aquello que intuiamos pero que no reconocíamos.
          Tú tienes una verdad que pocos tienen, la fuerza para transmiritla,el conocimiento para aplicarla y la convicción para defenderla.
          No deberíamos rendirnos ante los directivos, o las entidades deshumanizadas que revientan la economía a base de dar falsos beneficios, o como bien apuntas beneficios a corto plazo que no crean valor, ni sostenibilidad, ni consenso social. Obviamente el objetivo es ganar dinero, pero los metodos y el hacer que ello sea un logro del conjunto es por lo que hay que luchar.
          Lo único que me hace pensar, es saber como se puede hacer desde puestos no directivos …
          y no, no hablo de tirar la toalla, ni de que debas cerrar el Blog, porque no vea yo como se puede hacer, ni mucho menos debes quedarte en casa con tus “cuatro” convicciones, ya que eres bien activa y con capacidad de actuar, de hacer, de cambiar, y puedes mirarte al espejo y pensar que sabes muy bien como son las cosas, que sabes que en muchos casos son un asco, pero que ya estás cambiando muchas cosas, tu Blog es un lujo, un cofre lleno de tesoros, nos estás haciendo ver que existe una empresa diferente, un forma distinta de hacer negocios, una dirección comprometida y un liderazgo motivacional.

          • Gracias Claudia por tu primer comentario, y ahora también por el segundo…Tú no te explicas mal, es que yo soy muy vehemente 🙂

            Mi Blog no es distinto al de muchos otros, no cuenta verdades ni mejores ni más sesudas. Sólo pretende ser un espacio para quienes creemos, como tú y yo por lo visto, que “Obviamente el objetivo es ganar dinero, pero los metodos y el hacer que ello sea un logro del conjunto es por lo que hay que luchar

            ¿Qué se puede hacer desde posiciones no-directivas?

            Es una pregunta excelente. Es un auténtico reto de pregunta.

            Veré si puedo contestarte con mi primer sentimiento: compartir el conocimiento con tus iguales.

            Esa sería para mí, la primera reacción. Dar y repartir el poder del conocimiento, de la información. Una empresa cuyos miembros están informados, sensibilizados, concientes de su sitio y sus posibilidades, es una empresa más libre, más fuerte, más inmune a la manipulación del “divide y vencerás de los poderosos malintencionados”.

            Y no estoy hablando de actividad sindical (contra la que obviamente, no tengo nada), hablo de comunicación. Hablo de compartir la tarea con los iguales, de construír cosas juntos, de hacer que nadie sienta que su trabajo es una obligación desagradable a cumplir cada día. Y no hablo tampoco de “las tapitas después del trabajo”.

            Hablo de que el contable conozca qué pasa en la fábrica, porque le importe; hablo de que el de la recepción sepa qué productos se venden, porque le importe; hablo de que el de expediciones sepa si los clientes pagan, porque le importe; hablo de que la gente se comunique en horizontal, aún si “los de arriba no lo favorecen”.

            Una empresa que se comunica es un empresa poderosa. Una gente que crea redes neuronales donde sostenerse, y sigo hablando siempre desde el punto de vista profesional, (que los amigos, se hacen en casa), es una empresa más madura.

            Si las personas que componen una empresa consiguen contarse cosas sin caer en el cotilleo, compartir conocimiento y no rumores, interesarse por el trabajo del otro, y no por las vidas privadas de los otros, será una empresa mucho más difícil de manipular. Será más profesional, y por tanto más fuerte.

            Evidentemente cada empleado necesita de su sueldo para vivir, y no siempre puede levantar la voz ante lo que no le gusta. Pero sí puede pensar que no está atado con grilletes a su mesa, incluso pensar en cambiar de puesto de trabajo, que también es posible.

            Y ya sé que es difícil decir NO, cuando se depende de un sueldo. Todos lo sabemos. Por eso, intentar “tejer una red de conocimiento” entre iguales, es otra manera, que se me ocurre a mí, de hacer algo diferente. Si los puestos están entretejidos, si el conocimiento es compartido, si la colaboración se hace conocimiento, incluso los poderosos más necios tendrán enfrente una organización más cercana a ser dueña de su propio destino.

            No sé si esto te aporta algo, pero espero que sea así.

            Gracias por tus convicciones, por tus dudas, por tus reflexiones. Y no tires la toalla, estoy segura de que tú también tienes un espejo que te devuelve una imagen coherente 🙂

    5. Hola de nuevo…

      Este blog me encanta (sí, ya sé, lo he dicho muchas veces). Además de aprender ahora es un lugar para la terapia 😉 Fuera de bromas, estoy seguro que Gabriela está encantada de llevarlo por ese terreno porque le gusta ser cercana… muy 2.0.
      Por alusiones voy…

      No, tranquila, el “bajón” no me lo dió el post. Ya lo traía (ayns.. no va conmigo esto de “desnudarme” en público, eh?) pero no de ayer, desde hace semanas. Gabriela, una vez más, supo detonar algo que yo ya llevaba dentro y expresar (as usual) lo que muchos no sabemos expresar. Me sirvió de catarsis y como yo me dedico a decirle a la gente que tiene que ser más humana, más cercana y más real (en casa de herrero, cuchillo de palo) me dió por escribir eso. Corto pero intenso, no? Espero que este aclarado.

      Sobre lo de sí este es el tono o no que debe seguir este blog, a mi, sinceramente, me gustan todos los tonos de este blog. Y este último me parece fantástico. No, no hay que cerrar el blog, hay que levantarse cada día, luchar contra las “fuerzas del mal” y tener un sueño por utópico que sea. Malos los habrá siempre. Solo hay que intentar que cada día sean menos e Internet nos brinda la oportunidad de evangelizar y hacer que el mensaje llegue a muchos más lugares.

      Hoy el día en Barcelona esta nublado pero para mi está un pelín más azul que ayer. En unos días estará azul del todo, seguro.

      Ah! Gabriela MIL GRACIAS por incluirme en tu blogroll … eso hace el día azul azul…

      Un abrazo a las dos (y a Belen y a Manuel también, eh?

      • Hola David,

        La verdad….éste Blog por donde lo llevamos entre todos!! (y mira que lo hemos llevado por sitios diferentes!).

        Yo propongo cosas, expongo (me expongo también, así que de desnudos, no hace falta hablar demasiado, ehh ;-)).

        Yo voy contando según siento, según veo, según me esperanzo y me desespero, y claro, vosotros también. Lo cual es maravilloso. Porque hay gente, mucha gente, que piensa cosas, que siente cosas, y que, alguna vez ha sentido y usado éste espacio como un altavoz de lo que pensaba o quería decir. Por eso es un espacio abierto.

        Así que, bienvenidos todos, (incluso Belén, que no sé quien es)…

        Yo me doy por ciber-abrazada, y supongo que Claudia también 🙂

        Y eso de que los malos son muchos, ya lo decían los abuelos, pero sigo creyendo que “los buenos” son muchos más!

        P.S.: Sr Soler, está Ud. en el Blogroll desde que abrió Ud. su apartamento

    6. Hola a todos,

      después de leer los comentarios al post veo que otra vez tenemos un debate animado en el blog.

      Por mi parte sólo una reflexión para Claudia: que relea la respuesta de Gabriela al segundo comentario, lo de la comunicación horizontal. Yo lo he vivido y funciona. Se trata de actuar en tu círculo de influencia, por pequeño que sea, de esta forma podemos siempre hacer algo positivo, quizá no arreglemos el mundo, pero sí arreglaremos una parte de él…

      • Hola Andreu 🙂

        Un gusto volver a verte por aquí, y sí es verdad, la cosa se ha animado….

        Gracias por tu aportación a Claudia sobre tu experiencia en puesto diferentes al de Direcor General. Es importante sentir que TODOS podemos hacer cosas, aunque sean pequeñas, pero como tú dices, algo siempre aporatmos

      • Gracias Andreu por tú reflexión, me alienta saber que aporto un pequeño granito de arena a las estructuras, trato de aplicar “la comunicación horizontal” todo lo que puedo, aprendo y enseño, e intento día a día hacer que lo que lo que hacemos nos aporte satisfacción personal y profesional….
        ahora falta que se pueda ir empujando hacia arriba …. con convicción, con ganas, con tesón …. con valentía

    7. Me sumo a todos los seguidores del Anticredo porque si creo que somos muchos mas de los que pensamos aunque no todos nos manifestemos abiertamente.
      Mi listado de “no creo” es bastante mas largo pero imagino que el tuyo también. En mi listado de los “si creo” también figuran:

      * Si creo en el cambio
      * Si creo en la responsabilidad de provocar el cambio
      * Si creo en un cambio que beneficia a todos

      Magnífico post y tan claro que ” lux lucet in tenebris”.

      Muchas gracias por compartirlo con nosotros, Gabriela.

    8. HABLAMOS DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?
      A todo lo expuesto, yo, le llamo LÓGICA, así, en mayúsculas.
      Parece que volvemos al redil. Para algo tiene que servir la crisis. Si es para esto… vamos bien.

      Felicidades

    9. Buenos días a tod@s.

      He leído la mayoría de los post y me han encantado, me han hecho ver el día algo más azul. Deciros que yo también apoyo al valor humano a los valores que nos dieron nuestros padres y que se han ido perdiendo, pero con la esperanza que se vuelvan a recuperar, porque sin ellos los días no serán azules.

    10. Dicen que los muchachos que hoy están en los veinte viven en otro mundo; yo, como casi “muchacha” me enfado, lógicamente, pero luego uno observa y se da cuenta de que un lustro generacional puede convertirse en un abismo. Ayer mismo, en el programa “30 minuts” de TV3 unos chavales que apenas habían dejado atrás la década de los 10 hablaban de las nuevas aplicaciones tecnológicas para la difusión -controlada- (¿y para qué?)de contenidos: en el caso de ayer, los periódicos; o sea, que uno va y elige con un click las noticias que quiere leer, relegando a un cada vez más bajo peldaño inferior a los que nos dedicamos a la difusión de noticias y por ende el antiguo oficio (que no profesión) de la búsqueda de contenidos con su criba necesaria, un hecho casi ontológico del propio periodismo. Y yo pensaba, ¿cómo siendo yo casi tan joven como ese chico que,dicho sea de paso, ya tiene montada su empresa y ya habla como un experto de la profesión (no del oficio), siento que el mundo que me mostraron mis padres se está desvaneciendo de una forma repentina, extraña, sin sentido.
      Luego leo este manifiesto y pienso: “claro” o “por supuesto”, con un poquito de añoranza, como un reclamo de esos valores de antaño, como inmersa en la infancia de repente. Me gustaría mucho saber qué está ocurriendo en el mundo; pero lo que está ocurriendo de verdad: en sus discursos, en sus valores. Y quiero saberlo desde todas las trincheras de la opinión: sin tener que elegir el contenido que me interesa, nuevo camino trazado para la destrucción de la palabra.
      Un abrazo, Gabriela

      • Raquel,

        tienes tanta razón, que creo que tu respuesta merece un post sólo para comentar algo tan importante como lo que apuntas.

        Así que te lo debo. Pero no tardará 🙂

        Un abrazo

    11. Parece , que en el mundo empresarial todavia quedan personas con valores , esperemos que estas no se extingan en los proximos años

      Saludos

      • No se perderán, Sacramento, si aquellos que entendemos que “ejercer nuestros oficios” de acuerdo a nuestros Valores (porque no basta con tenerlos), hacemos que quienes piensen como nosotros, no se sientan, solos, aislados, outsiders en el sistema, o simplemente locos de atar 🙂

        Saludos

    12. Me ha enriquecido muchísimo la lectura de todos los post, me he sentido identificado en todos ellos. No podemos perder los valores.

      Saludos

    13. Si don Juan Granica, te pidió una continuidad con su Portal, después de leer tu estupendo post, lo que ahora te va a pedir es el libro: “Anticredo: Manifiesto por los valores”. De hecho, me gustaría que te convenciese 🙂

      Y por supuesto que me sumo al Manifiesto!!

      Aunque muchos de tus “No creo”, son para mi muchos “No quiero”, porque:

      -No quiero directivos que desde sus lujosas poltronas niegen tener dinero para ponerle la protección a una máquina.
      -No quiero empresas que vivan de cara a la galería.
      -No quiero encuestas de clima que digan que todo marcha bien.
      -No quiero ver a recepcionistas aprendiéndose de memoria la misión y visión de la empresa para recitárselo a no se sabe quién.
      -No quiero empresas que no saben a dónde van.
      -No quiero empresas a las que les importa más lo que pasa de puertas afuera que lo que pasa de puertas adentro.
      -No quiero empresas que dicen sí a todo lo que pide el cliente.

      Y sí, creo en lo que tú crees, aunque a veces me siento estúpido. Idealista tal vez. Pero tengo un sueño y tengo que protegerlo, porque sólo tenemos una oportunidad…

      • Como siempre, complice. Como siempre coherente. Como siempre provocador. Como siempre sabiendo que los suenios se construyen a base de esfuerzos cotidianos.

        Gracias por todo eso; Ergow. Gracias, como siempre.

        PD:la falta de enie y acentos se debe a teclado AZERTY, no a subita dislexia 😉

    14. PS (de Gabriela Revel): en estos días, el número de votos y de comentarios a éste post, hace que vaya creciendo, incluso, con ecos en posts amigos, como este. Sin darse un paseo “comentarios abajo”, solo estaría mi voz, y es una pena, porque las aportaciones son impecables. Gracias a todos!

    15. […] y drásticas…”. Y también me salió en el blog de Gabriela Revel hace un mes, en su genial Anticredo (que recomiendo leer a todo el mundo). Y en ambas ocasiones iba por lo mismo. Tengo, y tenemos […]

    16. Leyendo el post y los comentarios, me han venido a la mente las dos citas siguientes:

      La verdera tragedia de los pueblos no consiste en el grito de un gobierno autoritario, consiste en el silencio de su gente.
      Martin Luther King

      Nosotros mismos debemos ser el cambio que esperamos en el mundo.
      Ghandi

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s