gabriela revel

Estrategia y Cambio: Empowerment y Confianza

In Cambio, Empresa familiar, Estrategia, Innovación on 11 julio 2010 at 16:30

Nosotros hemos hablado mucho de Empowerment.

Hemos dicho que dirigir gente es hacerla crecer, es acompañarla a ser mejor, más ancha, más honda, más fuerte, más profunda…Porque así como sea nuestra gente, será en definitiva, nuestra empresa.

Pero últimamente he reflexionado mucho sobre eso. Sobre la manera en que se lleva a cabo el empowerment, sobre qué implica en realidad eso de “otorgar poder”.

Y ciertamente, he llegado a la conclusión de que el Empowerment, solo puede empezar por la confianza; por otorgar nuestra confianza a aquél que trabaja con nosotros, para nosotros, en nuestro ámbito de poder.

Sin embargo, mi mayor sorpresa ha sido darme cuenta de que la confianza sólo puede otorgarse de dos maneras, y que la mayoría de directivos con los que me he cruzado, la otorgan como un peso, como una carga!!

Algo así como: “Voy a confiar en tí, así que….cuidado con lo que haces!”

Click en Leer más, y seguir leyendo

neurona, neuronas, confianza, trust, empowerment, vision, mision, valor, sentido común, six sigma, lean manufacturing, 5S, sinapsis, caleidoscopioY claro, eso paraliza a cualquiera! Eso hace gente asustada, necesitada de éxitos contundentes, probados; de éxitos que no puedan ponerse en duda, de movimientos que no puedan incluir en modo alguno el fallo, el error. Porque viven con el terror de defraudar la confianza que han recibido…

Y por eso, no deciden. Por eso, no asumen responsabilidades mayores, por eso no se proyectan más allá de lo predecible. Por eso no hacen nada nuevo, ni distinto. Por eso no se relacionan con otros que no sean, también “cargadores de la confianza otorgada por el poderoso”.

Y por eso, las organizaciones, aunque crean hacer Empowerment, hacen “En-terror-ment” or ” En-fear-ment”

Y por eso, aquí va mi última convicción, una de las más recientemente adquiridas: la confianza debe darse como un regalo

Y a su vesz, la confianza debe recibirse como un regalo.

Y sólo desde la alegría de recibir y dar semejante regalo, haremos gente más libre, más ancha, más orgullosa de sí misma, más satisfecha de haber recibido el regalo de la confianza de aquellos que deciden.

Y sólo esa manera de Empowerment es realmente otorgar Poder, porque la otra, es crear organizaciones fieles, pero aterrorizadas.

Anuncios
  1. Creo que algo así trataba de transmitir Pilar Jericó en su libro “No miedo” … el miedo a tomar decisiones por quedar mal, por el exceso de responsabilidad, por la presión del entorno, etc…
    Yo creo que ya he perdido el miedo a equivocarme. Es más ya hasta reconozco que me equivoco y que me queda mucho por aprender… y ya no me da ni vergüenza. ¡Como si yo tuviera que saberlo todo!

    Gracias por estas reflexiones.

  2. […] This post was mentioned on Twitter by Ana Herradon. Ana Herradon said: Estrategia y Cambio: Empowerment y Confianza : http://wp.me/pw9Nx-11k #Liderazgo es confianza en tu equipo […]

  3. Nunca he sido partidaria del término “Empowerment” porque como bien dices, cuando se utiliza, se hace de una manera totalmente incorrecta.

    El poder que recibes es relativo porque la contrapartida es que no tienes el apoyo o mentoring necesario en la fase inicial y te ves sumido en un acoso continuo para que no salgas de tu pequeño círculo de acción o poder.

    Las razón siempre es la misma: desconfianza. Una desconfianza que, aparentemente, tiene dos vertientes: la primera es el fiel reflejo de la poca confianza que el jefe tiene en sí mismo y la segunda, es el temor que tiene a que brilles demasiado.

    De esta manera, el “empowerment” que podría contribuir a la motivación del empleado, se convierte en una carga demasiado pesada de llevar y contribuye finalmente a lo opuesto, a la absoluta desmotivación.

    No puede haber aceptación de responsabilidad o empowerment sin confianza plena entre jefe y subordinado.

  4. Si lo que se comunica es ‘te voy a dar confianza, cuidado con lo que haces’, no estás otorgando confianza, es más, en cierta manera estás sembrando el camino para que alguien te falle.

    No crees en él o en ellos, mejor dar esa confianza a otro u otros. Es más creo que la desconfianza genera desconfianza, y el que siembra acaba recogiendo.

    Un saludo,
    Marga Moya.

  5. Y si bien puedo suscribir gran parte de lo que dices… El poder lo tiene cada persona en sí misma. Sinceramente creo que a lo que más podemos aspirar cuando dirigimos es a descubrir a las personas el poder que tienen dentro. Darles poder si ellos no lo sienten, sencillamente no se puede. Descubrirles que lo tienen y facilitarles que accedan a él y lo pongan en juego, es otra cosa…

  6. Cuántas veces se oye vender una nueva responsabilidad como un reto, cuando sabes que en realidad se trata de un problema que vas a tener que solucionar, las más de las veces solo. No es precisamente en regalos en lo que piensas entonces…

    Sin embargo, es cierto que la realidad es, para nosotros, lo que percibimos. Entonces hay aquí dos cosas: por un lado, las intenciones del que entrega la responsabilidad y por otro, la actitud del que la recibe. Así como no hay sembrador que siembre sin pensar en la cosecha, no creo que haya lider que entregue sin pensar en los beneficios de esta entrega. Pero hay beneficios legítimos, pienso yo.

    Ahora que, es cierto que están las formas. La delicadeza con las personas, el respeto, al final, es de lo que hablamos. Porque de dónde viene la confianza sino del respeto. Por tanto, se trata de saber regalar. Y para ello debe, el que otorga poder, alejarse del “enterrorment” del que hablabas, en otro caso no hay confianza, es decir, respeto.

    Y cuando no nos hacemos respetar es cuando viene nuestro miedo, la parálisis y el bloqueo de la creatividad que permite hacer las cosas diferentes, de forma nueva, aportando una solución genuina, creciendo. Otra cosa es saber aceptar el regalo…

    Que no nos pase como en la canción de Leonard Cohen, tan bien versionada por Rufus Wainwright, en la que se habla de la traición al amor. De alguna forma cuando se cambia regalo por carga y confianza por recelo, o no se sabe aceptar la responsabilidad -percibida como regalo-, es como en la historia de la canción: al final solo queda el lamento, y un aleluya triste -lo que es un contrasentido-.

    Música por música: tropecé con este video del segundo movimiento (Allegretto) de la séptima sinfonia de Beethoven que dirigió Georges Petre en 2009 Para el que le guste la música clásica o el que tenga un poco de paciencia, ahí se puede ver cómo dirige “con confianza en la orquesta”. Algunas veces el director no mueve los brazos: los deja caer, pero entonces sonríe porque sabe que tocarán bien. Y en esos momentos los músicos no parecen faltos de dirección: han sabido aceptar el regalo y devuelven lo mejor.

    Me ha gustado este post…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: